Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

TERAPEUTA GRUPAL
Blog de terapeutagrupal

img
img
19 de Octubre, 2010 · psicologia

EL APRENDIZAJE Y LAS EMOCIONES

EL APRENDIZAJE Y LAS EMOCIONES

EL APRENDIZAJE Y LAS EMOCIONES (Msc. Gerardo Casas Fernández)

by Psicopedagogía Emocional on Friday

 

El grado en que los trastornos emocionales puedan interferir la vida mental no es nada nuevo para los profesores. Los alumnos que se sienten ansiosos, enfurecidos o deprimidos no aprenden; la gente que se ve atrapada en esos estados de ánimo no asimila la información de manera eficaz ni la maneja bien.

 

La emociones desagradables poderosas (ira, ansiedad, tensión o tristeza) desvían la atención hacia sus propias ocupaciones interfiriendo el intento de concentración en otra cosa. Cuando las emociones entorpecen la concentración lo que ocurre es que se paraliza la capacidad mental cognitiva que los científicos llaman “memoria activa”, la capacidad de retener en la mente toda la información que atañe a la tarea que estamos realizando. La memoria activa es una función ejecutiva por excelencia  en la vida mental, que hace posible todos los otros esfuerzos intelectuales, desde pronunciar una frase hasta de desempeñar una compleja proposición lógica.

 

La corteza prefrontal ejecuta la memoria activa y el recuerdo es el punto en el que se unen las sensaciones y emociones. Cuando el circuito límbico, que converge en la corteza prefrontal, se encuentra sometido por la perturbación, queda afectada la eficacia de la memoria activa: no podemos pensar correctamente.

 

Por otra parte, consideramos el papel que ejerce la motivación positiva (el ordenamiento de los sentimientos de entusiasmo, celo y confianza) en los logros. Estudios realizados en atletas olímpicos, músicos de nivel mundial y grandes maestros de ajedrez, demuestran que el rasgo que los une es la capacidad de motivarse ellos mismos para llevar  a cabo una rutina de entrenamiento implacable.

 

 

 

Lo que al parecer separa a quienes se encuentran en el nivel competitivo más elevado de aquellos que poseen una capacidad aproximadamente igual es el grado en el que, tras un inicio temprano puede perseguir durante años y años una rutina de entrenamiento. Y esa obstinación depende de rasgos emocionales. El entusiasmo y la persistencia ante los contratiempos por encima de los demás.

 

La compensación añadida por el éxito que se obtiene gracias a la motivación, aparte de las habilidades innatas, puede comprobarse en el notable desempeño de los alumnos asiáticos en las escuelas norteamericanos y en las profesiones. Un profundo estudio de las evidencias sugiere que los niños norteamericanos de origen asiático pueden tener una ventaja en su C.I. (Coeficiente Intelectual) de solo dos o tres puntos con respecto a los blancos. Sin embargo, en el campo de las profesiones de la abogacía y la medicina a la que se dedican tantos norteamericanos de origen asiático, como grupo se comportan como si tuviese un C.I. más elevado.

 

La razón parece estar desde los primeros años de la escuela, los niños asiáticos trabajan más arduamente que los blancos. Se descubrió, luego de un estudio de más de 10.000 alumnos de secundaria, que los norteamericanos de origen asiático dedicaban un 40% de tiempo más que otros alumnos a las tareas escolares:

 

“Entre los asiáticos la actitud es que si no se desempeña bien lo que debe hacer es estudiar hasta altas horas de la noche, y si aún así, no obtiene resultados, debe levantarse temprano para estudiar. Creen que cualquiera puede desempeñarse bien en la escuela si hace el esfuerzo adecuado” (Goleman, 105, 1998).

 

En resumen, una férrea ética cultural con respecto al trabajo se traduce en mayor motivación, celo y persistencia: una ventaja emocional.

 

 

Por tanto,  en la medida en que nuestras emociones entorpecen o favorecen nuestra capacidad para pensar y planificar, llevar a  cabo el entrenamiento con respecto a una meta distante, resolver problemas y conflictos; definen el límite de nuestra capacidad para utilizar nuestras habilidades mentales innatas y así determinar nuestro desempeño en la vida.

 

Y en la medida en que estamos motivados por sentimientos de entusiasmo y placer con respecto a lo que hacemos – o incluso por un grado óptimo de ansiedad – esos sentimientos conducen a logros.

 

Es en este sentido que la Inteligencia Emocional, como rectora en el manejo de la emociones, es una aptitud superior, una capacidad que afecta profundamente a todas las otras habilidades, facilitándolas o interfiriéndolas.

 

APRENDIZAJE Y FLUJO

 

El psicólogo Milhaly Csikszenmihaly de la Universidad de Chicago, elaboró una teoría de la experiencia optima basada en el concepto de flujo, el estado en el cual las personas se hallan tan involucradas en la actividad que nada más parece importarles: la experiencia, por sí mismo, es tan placentera que las personas la realizarán incluso aunque tenga una gran costo,  por el puro motivo de hacerlo.

 

El concepto de flujo ha sido útil para los psicólogos que estudian la felicidad, la satisfacción vital y la motivación intrínseca; para los sociólogos que ven en él lo opuesto a la anomia y a la alienación, para los antropólogos que están interesados en el fenómeno de la efervescencia colectiva y los rituales. Algunos han extendido las implicaciones intentando comprender la evolución de la humanidad, otros para clarificar la experiencia religiosa. 

 

 

 

 

Pero el flujo no es únicamente un tema académico, a sólo unos pocos años después de su publicación, la teoría empezó a aplicarse a una gran variedad de cuestiones prácticas. Siempre que el objetivo sea mejorar la calidad de vida, la teoría del flujo puede señalar el camino. Ha inspirado la creación de planes de estudio experimentales, la formación de ejecutivos de negocios, el diseño de productos para el ocio y los servicios. Todo eso ha ocurrido en el periodo de 20 años que han pasado desde la aparición en las revistas académicas de los primeros artículos acerca del flujo y parece que el impacto de la teoría va a ser aún mayor en los próximos años.

 

Ser capaz de entrar en el así llamado flujo es el punto óptimo de la Inteligencia Emocional, el flujo representa talvez lo fundamental en preparar las emociones al servicio del desempeño y el aprendizaje. En el flujo, las emociones no sólo están contenidas y canalizadas, sino que son positivas, están estimuladas y alineadas con la tarea inmediata. Quedar atrapado en el aburrimiento de la depresión o en la agitación de la ansiedad significa quedar fuera del flujo.

 

El sello del flujo es una sensación de deleite espontáneo, incluso de embeleso. Debido a que el flujo provoca una sensación agradable, es intrínsicamente gratificante. Es un estado en que la gente queda profundamente absorta en los que está haciendo, dedica una atención exclusiva a la tarea y su conciencia se funde con sus actos. La atención queda tan concentrada que la persona sólo es conciente de la estrecha gama de percepción relacionada con la tarea inmediata y pierde la noción de tiempo y espacio.

 

El flujo es un estado de olvido de sí mismo, lo apuesto a la cavilación y preocupación.  En lugar de quedar perdida en una nerviosa preocupación, la persona que se encuentra en estado de flujo está tan absorta en la tarea que tiene entre manos que pierde toda conciencia de sí mismo y abandona la pequeñas preocupaciones – salud, las cuentas – incluso la preocupación  por hacer bien las cosas de la vida cotidiana.

 

 

Existen varias maneras de alcanzar el estado de flujo:

 

Q        Una: Concentrarse intencionalmente en una tarea a realizar. La concentración elevada es la esencia del estado de flujo. Serenarse y concentrarse lo suficiente para comenzar la tarea puede exigir un esfuerzo considerable y este primer paso exige cierta disciplina.

 

Q        Otra: Cuando la persona encuentra una tarea para la que tiene habilidades y se compromete en ella a un nivel que en cierto modo pone a prueba su capacidad.

 

Q        Y la  gente parece concentrarse mejor cuando las exigencias son un poco mayores de lo habitual, y son capaces de dar más de los habitual. Si no se le exige demasiado pronto se aburre. Si tiene que ocuparse de demasiadas cosas, se vuelve ansiosa. El estado de flujo se produce en esa delicada zona entre el aburrimiento y la ansiedad.

 

El placer espontáneo, la gracia  y la efectividad que caracteriza el estado de flujo son incompatibles con los asaltos emocionales, en los que el ataque límbico se apodera del resto del cerebro. En este estado incluso el trabajo  puede resultar refrescante y reparador en lugar agotador. 

 

APRENDIZAJE Y FLUJO: UN NUEVO MODELO DE EDUCACIÓN

 

Debido a que el estado del flujo surge en la zona en que una actividad desafía a la persona a desarrollar el máximo de sus capacidades, a medida que su habilidades aumentan, la entrada en el estado de flujo supone un desafío elevado que se constituye en un prerrequisito del dominio de un oficio, una profesión o un arte y también del aprendizaje. Los alumnos que alcanzan el estado de flujo mientras estudian se desempeñan mejor, al margen del potencial que indique sus habilidades.

 

 

 

En estudios con estudiantes de secundaria – que habían alcanzado el puntaje máximo en una prueba de habilidad matemática – estaban los de bajo y alto rendimiento. No fue sorprendente que los de bajo rendimiento pasaran sólo quince horas en casa y los de alto rendimiento veinte y siete horas en el mismo periodo. Los de bajo rendimiento pasaban las horas en actividades sociales: frecuentando sus amigos y su familia.

 

Cuando se analizan sus estado de ánimo, surgió una conclusión reveladora:

 

Tanto los de alto como los de bajo rendimiento pasaban gran cantidad de semanas aburridas con actividades como ver televisión, que no suponía ningún desafío a sus habilidades. Pero la gran diferencia para los de alto, el estudio les permitía acceder al estado de flujo durante 40% de las horas dedicadas para ello. Pero los de bajo rendimiento sólo un 16% de las horas; en la mayor parte de los casos provocaban ansiedad y las exigencias superaban su capacidad. Los de bajo rendimiento encontraban placer y estado de flujo en la socialización, no en el estudio.

 

En resumen: los alumnos que alcanzaban el nivel de su potencial académico y algo más, se ven atraídos al estudio con mayor frecuencia porque esto los coloca en estado de flujo. Lamentablemente, al no lograr agudizar sus habilidades que podrían llevarlos al estado de flujo, los de bajo rendimiento pierden el deleite del estudio y al mismo tiempo corren riesgo de limitar el nivel de las tareas intelectuales que les resultarán agradables en el futuro.

 

LAS CARACTERÍSTICAS DEL FLUIR EN LA CREATIVIDAD 

 

La creatividad supone la producción de novedad. El proceso de descubrimiento que supone crear algo nuevo parece ser una de las actividades más agradables a las que puede dedicarse un ser humano. Csikszentmihalyi propone, luego del análisis de entrevistas, ciertas características del fluir:

 

 

1- La claridad de metas

 

En ciertas circunstancias, el proceso creativo comienza con la meta de resolver un problema que alguien plantea a la persona o que es sugerido por el estado en que se encuentra el campo. Además, cualquier cosa que no funcione tan bien como podría hacerlo puede representar una meta clara para el inventor.

 

2- Saber en que medida lo está haciendo bien

 

Los juegos están para que podamos llevar la puntuación y saber lo bien que lo estamos haciendo. La mayoría de los trabajos dan cierto tipo de información acerca del rendimiento: el vendedor puede sumar sus ventas diarias, el montador puede contar las piezas producidas. Si todo falla el jefe puede decirte en que medidas lo esta haciendo bien.

 

Pero el artista, el científico y el inventor se mueven en diferentes derroteros. Por eso, la solución que las personas creativas desarrollan es interiorizar los criterios de juicio del ámbito para darse a si mismos información sobre el resultado de lo que están haciendo sin tener que esperar a oír a los expertos.

 

3- Equilibrar dificultades y destrezas

 

La dedicación a un problema creativo rara vez es fácil. De hecho, para que sea agradable debe ser ardua, y por supuesto, lo es, casi por definición. Nunca es fácil hacer cosas nuevas, aventurarse en los desconocido. Cuando uno parte, las dificultades pueden parecer casi insuperables. Las estrategias que desarrollan las personas creativas no siempre tienen éxito. Asumen riesgos, y ¿qué es un riesgo sin un fracaso ocasional? Cuando las dificultades son demasiado grandes para que la persona las afronte, se empieza a insinuar una sensación de frustración más que de gozo, al menos un lapso de tiempo.

 

 

 

4- Mezcla de actividad y conciencia

 

Cuando las dificultades son proporcionales, el proceso creativo comienza a bullir, y todas las demás inquietudes quedan temporalmente arrinconadas ante la profunda entrega a esas actividad. Barny Cammoner, escritor, describe la cualidad casi automática de la experiencia de fluir al escribir, expresando la sensación de mezcla de actividad y conciencia con la imagen de la tinta que fluye y el fluir de las ideas.

 

5- Evitar distracciones

 

Muchas de la peculiaridades atribuidas a las personas creativas, en realidad son maneras de proteger el enfoque de su concentración para poder pederse en el proceso creativo. Las distracciones interrumpen el fluir, y se puede tardar horas en recobrar la paz mental que se necesita para continuar con el trabajo. Así, problemas serios de salud, familiares o financieros, pueden llegar a ocupar la mente de una persona tan persistente que la incapaciten para dedicar suficiente atención al trabajo.

 

6- Olvido del yo, del tiempo y del entorno

 

Cuando las distracciones se dejan a un lado, y las demás condiciones para que se dé el fluir se cumplen, el proceso creativo adquiere todas las dimensiones de fluir. Así lo describe el poeta Mark Strand: (Csikszentmihalyi, creatividad, 297, 1998)

 

“Bueno te encuentras a gusto en el trabajo, pierdes el sentido del tiempo, estás completamente arrebatado, completamente atrapado en lo que estas haciendo,  y como sacudido por las posibilidades que ves en este trabajo”

 

 

 

Howard Gardner, que desarrolló la teoría de las inteligencias múltiples, considera el estado de flujo y los estados positivos que lo caracterizan como parte de la forma más saludable de enseñar a los jóvenes, motivarlos desde el interior más que amenazándolos u ofreciéndoles una recompensa. Porque la persona aprende de forma óptima cuando tiene algo que le interesa y obtiene placer de ello.

 

Lo que se espera es que cuando los alumnos alcancen el estado de flujo gracias al aprendizaje se sentirán estimulados a aceptar desafíos en nuevas áreas. En un sentido más general, el modelo del estado de flujo sugiere que idealmente alcanzan el dominio de una habilidad o conjunto de conocimientos con naturalidad, mientras el alumno es atraído a aspectos que los comprometen espontáneamente y que en esencia son de su agrado y dado que es necesario forzar límites de la propia capacidad para sostener el estado de flujo, esto se convierte en un motivador esencial para hacer las cosas cada vez mejor.

 

En síntesis, buscar el estado de flujo a través del aprendizaje es una forma más humana, más natural y muy probablemente más eficaz de ordenar las emociones al servicio de la educación.

 

 

BIBLIOGRAFIA

 

 

1- Cooper Robert K. La Inteligencia Emocional (Aplicada al liderazgo y las organizaciones). Editorial Norma. 1998. Bogotá, Colombia.

 

 

2- Csikszentmihalyi Mihay. Creatividad. (El Fluir y la Psicología del descubrimiento y la invención) Editorial Paidos, 2da. Edición. 1998. Barcelona, España.

 

 

3- Csikszentmihalyi Mihay. Fluir (Flow). Una psicología de la felicidad. Editorial Kairos S.A. Octava Edición. 2000. Barcelona, España.

 

 

4- Goleman Daniel  La Inteligencia Emocional. Editorial Vergara. 1999. Buenos Aires, Argentina.

publicado por terapeutagrupal a las 20:05 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Sobre mí
FOTO

Adolfo Orma

Mi profesion es Psicologo social y Tecnico en adicciones y VIH/SIDA, trabajo hace años en instituciones publicas como el Hospital Psicoasistencial J.T.Borda y en instituciones privadas como terapeuta grupal con pacientes psicoticos, adictos y discapacitados mentales. Coordino grupos de Psicologia SociAL. Soy docente de Arteterapia.

» Ver perfil

img
.Calendario
Ver mes anterior Noviembre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Tópicos
» psicologia (42)
img
.Nube de tags [?]
img
.Secciones
» Inicio
img
.Enlaces
img
.Más leídos
» ACERCA DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL ..INCESTO..PROHIBICION DEL MISMO COMO FUNDANTE DE LA CULTURA
» AUTISMO TRATAMIENTO DE LOS SINTOMAS FISICOS
» LA FAMILIA, PICHON RIVIERE
» La imitación como base del aprendizaje en los Trastornos del Espectro del Autismo – Parte I | Autismo Diario
» La memoria traumática y lo psicosomático
» SOBRE LA ENFERMEDAD BIPOLAR
» TDAH DIAGNOSTICO,TIPOS,TRATAMIENTO
» TERAPIA DE CRISIS
» TERAPIA DE JUEGO PARA EL AUTISMO
» TEST DE HABILIDADES Y DESTREZAS (PSICOPEDAGOGIA)
img
.Se comenta...
» NIÑOS HIPERACTIVOS : COMO RECONOCERLOS
1 Comentario: Maxi Benitez
img img
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad